Onesvie conmemora ocurrencia terremoto del 1946; insta redoblar esfuerzos para reducir el riesgo y la vulnerabilidad sísmica

Viernes, 05 Agosto 2022

Llamó a ser cada día más precavidos y rigurosos en el respeto del reglamento sismo.

Santo Domingo. -La Oficina Nacional de Evaluación Sísmica y Vulnerabilidad de Infraestructura y Edificaciones (Onesvie), recordó el terremoto del 04 de agosto del 1946, de magnitud 8.1, produciendo un Tsunami de 16 de pies de altura, en la Bahía Escocesa de María Trinidad Sánchez, ocasionando la muerte de decenas de residentes del lugar, según informaciones de la época.  

A propósito de la conmemoración de tan importante acontecimiento, el director del Onesvie, Leonardo Reyes Madera recomendó a la población ser preventiva a fin de que pueda afrontar de manera correcta los efectos adversos de un evento similar o de mayor magnitud. 

Reyes Madera llamó a reflexionar sobre la problemática latente, y subrayó que aún la República Dominicana está a tiempo para reducir el riesgo y la vulnerabilidad sísmica.  

“Muchas veces entendemos que aquí no va a pasar ningún terremoto y cada día respetamos menos sus requisitos mínimos, bajo la ignorancia de pensar que, si mi edificio garantiza la vida, aunque haya que demolerlo después del terremoto, hemos triunfado como ingenieros”, consideró. 

Abogó por la aplicación de refuerzos para preservar, centros educativos, hospitales, edificaciones de uso público, puentes, muelles, puertos, estaciones eléctricas, cuerpos de Bomberos, entre otras infraestructuras vitales.  

Sostuvo que en diferentes países la corriente de que los códigos sísmicos no solo deberán garantizar la vida de los usuarios, sino que también sus viviendas deben sobrevivir el terremoto y seguir siendo utilizable después de que este pase. 

Entiende que un reforzamiento de las referidas edificaciones evitaría que la República Dominicana retroceda en su proceso de desarrollo, ya que, los recursos para la recuperación serían incalculables. 

“Muchas veces entendemos que aquí no va a pasar ningún terremoto y cada día respetamos menos sus requisitos mínimos, bajo la ignorancia de pensar que, si mi edificio garantiza la vida, aunque haya que demolerlo después del terremoto, hemos triunfado como ingenieros”, consideró. 

Exhortó a los profesionales de la ingeniería y población en general a ser cada día más precavidos y rigurosos en el respeto del reglamento. 

“Así como los terremotos pueden durar grandes periodos de tiempo en aparecer, también debemos pensar que, en una vida, el ser humano no tiene la posibilidad de volver a comprar su vivienda varias veces”, dijo. 

“Las implicaciones económicas que estas decisiones puedan tener tendrán que venir unidas al nivel de conciencia que nos permita entender que cuando se diseña en zona de amenaza sísmica, necesariamente nuestras construcciones serán un poco más costosas que en aquellos países donde no haya la presencia de los terremotos, pero en un futuro no tengo la menor duda de que nuestro nivel de conciencia al respecto se adecuará, porque seremos capaces de ofrecer viviendas que garanticen la vida, al menor costo y que sigan siendo habitables después que pase el terremoto. Aún tenemos tiempo”, puntualizó. 

 Sobre el terremoto del 1946 

El terremoto de Matancita ocurrió el 04 de agosto del año 1946, de magnitud 8.1, produciendo un Tsunami de 16 de pies de altura, en la Bahía Escocesa de Maria Trinidad Sánchez, ocasionando la muerte de decenas de residentes del lugar, según informaciones de la época.  

Este terremoto afectó también las provincias de San Francisco de Macorís, Salcedo, Moca, La Vega, Santiago, San Pedro de Macorís, Monte Plata y Santo Domingo, produjo 1,200 réplicas en un año.  

Este evento es llamado también como “el Terremoto de Santo Domingo” debido a que ocurrió en la fecha de aniversario de la fundación de la Ciudad de Santo Domingo.   

Sobre la Oficina  

La Oficina Nacional de Evaluación Sísmica y Vulnerabilidad de Infraestructura y Edificaciones (Onesvie) es la encargada de la preservación del patrimonio físico del Estado. 

Su misión es contribuir a mitigar el riesgo sísmico de las edificaciones, infraestructura y líneas vitales, así como proteger la vida de los ciudadanos mediante procedimientos técnicos altamente especializados y educativos. 

Departamento de Comunicaciones